Página principalContactarMapa de la webEnlacesBúsquedasGalería de fotos
turismosobrarbe.comComarca de Sobrarbe

Actividades Naturaleza

Senderismo

PR HU 58 Almazorre - Betorz - Almazorre

PR HU 58 Almazorre - Betorz - Almazorre (Derivación a Santa María de la Nuez)









Descripción

Interesante excursión circular que se desarrolla junto al valle del río Vero por las emboscadas faldas del Tozal de Asba. Entre Almazorre y Betorz se discurre por el antiguo camino vecinal y peatonal marcado junto al barranco Talabera. En Betorz se aprovecha el camino de herradura a Sta. Mª de la Nuez que discurre en paralelo y por la margen derecha del encajado río Vero. A mitad del camino, en la partida de Las Corralizas, la ruta se desvía hasta la pequeña población de Sta. Mª de la Nuez. De regreso a la derivación, la excursión toma un bonito camino que se traza entre un bosque de carrascas, cruza el río Vero y asciende a la parte más alta de Almazorre.




Mapa de detalle






Perfil del sendero










Recorrido:
Entre el Barrio Bajo y el Barrio de la Iglesia de Betorz nos encontraremos con el inicio del camino a Almazorre. Éste arranca a la derecha de la carretera (E). El primer tramo del camino, amplio y entre muros, nos lleva a la fuente, lavadero y aljibe de Betorz. En este punto se separa el camino a Santa María de la Nuez por la izquierda; nosotros seguiremos de frente por la continuación del camino murado que llevábamos. El sendero empieza a bajar suavemente hasta atravesar una pista, momento en que los tapiales desaparecen. Con buenas vistas del Pirineo y las sierras prepirenaicas, el camino atraviesa una llanura pedregosa (antaño cultivada) para, al poco, iniciar una continua bajada hacia el barranco Talabera. Entre grandes ejemplares de enebros, quejigos y carrascas no se tarda en alcanzar el encajado cauce del barranco Talabera.

El camino atraviesa el cauce del barranco para ascender suavemente por la margen izquierda del encañonado arroyo. Tras caminar un tramo por encima del vertiginoso desfiladero se inicia una bajada marcada entre vegetación de bajo porte (enebros, romeros, aliagas, gayuba...). Al poco se alcanza una llanura donde se inicia una deteriorada pista; la tomaremos en bajada unos metros, hasta abandonarla por la continuación del viejo camino que se desprende por la derecha. Por él se pierde altura hasta contornear un campo yermo por su flanco derecho. Un último tramo de pista, de aproximadamente 50 metros, nos transporta al cauce del río Vero. Allí enlazaremos con el camino de Almazorre a Lecina, tomándolo hacia la izquierda. Tras atravesar el río por las pasaderas llegamos al molino de Almazorre, y a partir de allí tan sólo queda continuar por el sendero de Almazorre a Lecina, descrito en sentido inverso en el apartado anterior.

En sus primeros metros el trazado coincide con el sendero que desde Betorz baja a Almazorre. Así, se tomará el camino que, entre el Barrio Bajo y Alto de Betorz, lleva a la fuente del pueblo. Allí se desvía a la izquierda y, entre muros, nos baja hasta el cauce del barranco Talabera. Desde ese punto se prosigue en subida aprovechando una pista forestal que recorre entre encinas la vertiente oriental del Tozal de Asba. 200 m. después de tomar la pista, la abandonamos para tomar el camino de herradura que aparece a la derecha. El camino va ganando altura suavemente hasta alcanzar una loma con un crucero de piedra, desde donde se obtienen buenas vistas de los Pirineos (Turbón, Macizo de las Maladetas, Cotiella, Peña Montañesa y Sierra Ferrera,...)

Junto al crucero, el sendero corta una pista para en breve retomar el camino viejo. El itinerario se adapta a la ladera ocupada por encinas y enebros. Pronto se llega a un alto donde confluye el sendero que lleva a Santa María desde Almazorre. Ambos caminos se unen y se pone rumbo a Santa María de la Nuez. El camino atraviesa una vaguada formada por el barranco Las Corralizas y sube a una zona rocosa donde se emplaza una mesa panorámica, que nos ayuda a interpretar la geografía de la comarca.

Desde el Mirador de Las Corralizas se desciende por un bonito, amplio y sombreado camino que transcurre junto a los desfiladeros formados por el río Vero. Tras atravesar el barranco Peniacha, el camino se convierte en una pista que sale del bosque y surca varias partidas agrícolas. Tras dejar numerosas entradas a campos a derecha e izquierda y manteniendo siempre la dirección N, no se tarda en llegar a la localidad de Santa María de la Nuez.