Página principalContactarMapa de la webEnlacesBúsquedasGalería de fotos
turismosobrarbe.comComarca de Sobrarbe

Naturaleza

P. Ncnal de Ordesa y Monte Perdido

Valle de Añisclo



Desde su cabecera en el Collado de Añisclo, hasta su final a los pies de Sestrales y el Mondoto, el Cañón de Añisclo es como una profunda brecha que corta la montaña de norte a sur. El río Bellos lo recorre en toda su longitud, alimentado por barrancos y surgencias que se precipitan en cascadas de cientos de metros de altura.


Añisclo es un cañón con mayúsculas donde, a veces, sólo encontramos estrechos caminos por los que transitar. Desde el fondo de la garganta es posible, si se mira hacia arriba, sentir el vértigo, abrumados por las paredes que lo forman. Un cañón fluviokárstico en los que comparten protagonismo en su origen la acción hidráulica fluvial con la disolución y derrumbe de las estructuras subterráneas del macizo.



También dentro del Parque Nacional se encuentra el desfiladero de Las Cambras, continuación de Añisclo en el discurrir del Bellos hacia el Cinca y por el cual transita la carretera de acceso al cañón, como magnífico anticipo de lo que luego encontraremos.



La vegetación, en general es muy densa y de tendencia húmeda, aunque la falta de espacio imposibilita la formación de grandes bosques. Destacamos la gran diversidad vegetal como hayedos, pinares, carrascales, masas de abetos, tejos y arces entre otros y las numerosas muestras de plantas que viven en la roca en especial la grasilla de hojas larga, planta insectívora. Y en cuanto a la fauna el quebrantahuesos, el águila real, tritón pirenaico y otras especies.