Página principalContactarMapa de la webEnlacesBúsquedasGalería de fotos
turismosobrarbe.comComarca de Sobrarbe

Patrimonio Cultural

Sobrarbe, encuentro de culturas

Sobrarbe, encuentro de culturas



Desde la Prehistoria, las gentes que han habitado estas tierras han sabido imprimir su huella indeleble en este territorio de belleza salvaje y sobrecogedora. Todos ellos supieron establecer una relación armónica con el medio natural que habría de proveerles de todo lo necesario.

Diferentes culturas dejaron su impronta en una tierra que, en pleno siglo XXI, encuentra sus señas de identidad en ese legado ancestral. Celtas, íberos, romanos, visigodos, musulmanes, judíos, francos o navarros entre otros, aportaron su granito de arena para tejer un sustrato cultural rico y variado y para componer un paisaje hermoso y diverso, testigo privilegiado del nacimiento del Reino de Aragón.




El visitante tiene la oportunidad de descubrir bienes de gran valor, ubicados todos ellos en espectaculares espacios naturales:

Desde los restos prehistóricos como dólmenes (en Tella, Paules de Sarsa, Mesón de Arcusa, Almazorre...) y pinturas rupestres (muchas de ellas declaradas Patrimonio Mundial por la UNESCO), importantes conjuntos medievales (como la villa de Aínsa, Broto, Torla, El Pueyo de Araguás, Banastón...), torres y cultivos de herencia musulmana, con extensos campos de olivo, vid y almendra, excelentes muestras del románico más sobrio propio de los tiempos de la reconquista, con armoniosos templos (Aínsa, Samitier, Muro de Roda, Santa Mª de Buil, San Juan de Toledo, San Vicente de Labuerda, Tella, San Nicolás de Bujaruelo,...) y fuertes torres y castillos (Aínsa, Boltaña, Abizanda, Escanilla, Troncedo, Samitier, Muro de Roda...).




Destaca la imponente presencia del Monasterio de San Victorián, en la falda de la Peña Montañesa, que hasta el siglo XVIII jugó un papel importantísimo en la vida económica, cultural, espiritual y social de Sobrarbe.


En siglos posteriores, los habitantes de Sobrarbe construyeron nuevos edificios e iglesias siguiendo los cánones estéticos del gótico, del renacimento y del barroco, pero sin olvidar las bases del románico que tanto arraigo tuvo en el territorio.




Además, la arquitectura popular fue forjando una forma característica de construir, decorar y proteger simbólicamente la casa, muy acorde con las formas de vida y organización y con la cosmovisión local que giraba en torno a la figura de la familia troncal y la casa como institución, con la figura del heredero único. Encontramos numerosas casas fuertes, palacios y otros edificios civiles que fueron incorporando elementos de los nuevos estilos.




Sobrarbe mantiene muy vivas fiestas ancestrales como los carnavales tradicionales (Bielsa, valle de Chistau, Nerín, Broto, Torla...), la Falleta de San Juan de Plan o sus más de cien romerías y otras nuevas que, como el descenso de Navatas o la Fiesta de las Chiretas, nacen entorno a elementos relevantes de la cultura tradicional.




Además, en el marco de este patrimonio inmaterial tan sensible y delicado, continúan vivas diversas variedades del aragonés (como el chistabín, el belsetán o el aragonés de la Fueva, entre otros), un importante conjunto de danzas y músicas locales, leyendas y tradiciones.


La red de museos y centros de interpretación pone de manifiesto la riqueza cultural de esta comarca y nos facilita las claves para comprender e interpretar el paisaje cultural de Sobrarbe.




Sobrarbe, un viaje fascinante a vista de pájaro