Página principalContactarMapa de la webEnlacesBúsquedasGalería de fotos
turismosobrarbe.comComarca de Sobrarbe

Patrimonio Cultural

Prerrománico y Románico

Románico en el Valle de Vió

Este alto valle pirenaico está compuesto por pueblos y aldeas, todos ellos ubicados por encima de los 1200 m. Sus sencillas iglesias románicas se localizan en paisajes de extraordinaria belleza como son los alrededores del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y los profundos cauces calcáreos por donde discurren los ríos Aso y Yesa.



Iglesia de San Vicente de Vio

La construcción románica más interesante es la iglesia de San Vicente de Vio, a la entrada del valle por el sur y a las afueras del pueblo, en una colina de hermosas vistas. La pequeña construcción data del XII, y presenta una sola nave, de medio cañón ligeramente apuntado y un ábside semicircular, articulado al exterior al modo lombardo con arquillos sobre ménsulas, y friso de dientes de sierra. En el XVI le añaden varios espacios. El interior del ábside estaba ornamentado por una completa decoración mural que representaba a Cristo en Majestad con los tetramorfos, la Epifanía y una escena del martirio de San Vicente. Permanecieron ocultas hasta el XIX y en 1976 fueron arrancadas y trasladadas al Museo diocesano de Barbastro.



Iglesia de San Martín de Sercué

Al norte y al otro lado del profundo cauce del río Aso, se divisa la iglesia de San Martín de Sercué, alejada de la aldea, junto al viejo camino que descendía al río Bellos. Románica del siglo XIII, consta de una nave con medio cañón y ábside semicircular.



Iglesia de San Andrés en Nerín


En Nerín se encuentra la Iglesia de San Andrés , del siglo XIII, con una nave ancha abovedada con cañón apuntado y ábside semicircular,

Iglesia de Santa María de Nerín

Edificación de la primera mitad del XIII, de la que sólo permanece en pie el ábside, cubierto con bóveda de cuarto de esfera.

Iglesia de San Juan Bautista en Buisán


Siglo XIII. Construida en rudo sillarejo, consta de nave rectangular, amplio presbiterio y ábside cubiertos con bóvedas de cañón apuntado, lo mismo que el arco de la puerta y sus dos arquivoltas. Su estructura original fue modificada en el XVIII con la construcción de la sacristía, el pórtico y la torre.