Página principalContactarMapa de la webEnlacesBúsquedasGalería de fotos
turismosobrarbe.comComarca de Sobrarbe

Patrimonio Cultural

Prerrománico y Románico

Iglesia de S. Miguel de Otal


Edificio declarado Bien de Interés cultural, que consta de cabecera semicircular orientada al E, una nave principal, más otra en el costado sur, dos capillas laterales abiertas en el lado norte y una torre que monta sobre una de estas capillas.

La iglesia, que originalmente debió poseer una nave rectangular, ábside semicircular y doble presbiterio atrofiado, fue progresivamente ampliada a partir del siglo XII, por lo que los restos de la primitiva fábrica son escasos.



Según Lorente, Galtier y García Guatas, su construcción puede datarse entre 1060 y 1070, aunque, como sucede en todas las iglesias del denominado "círculo larredense", continúa envuelta en la polémica respecto a su datación y filiación estilística.



Es obra de sillarejo en el ábside y de mampostería combinada con toscos y grandes sillares en el resto del edificio, como consecuencia de reformas y ampliaciones.

Lo más destacable al exterior es la decoración que presenta el ábside: está compuesta por un basamento liso, sobre el que se desarrollan veinte lesenas (ocho mediales y dos marginales), aparejadas a soga y tizón. Sobre ellas apoyan nueve arquillos ciegos, cuyas dovelas se disponen en sentido radial. La superficie del muro entre las lesenas presenta aparejo a soga. Sobre estos arquillos existe un friso de baquetones apoyados en una moldura en forma de toro y, sobre este friso, una cornisa, formada por dos hiladas en voladizo.



Fue construida por un maestro del círculo larredense, constituyendo uno de los ejemplares característicos de la arquitectura religiosa del Serrablo. Su maestro fue quizá el mismo que construyó la iglesia parroquial de Oliván, aunque destaca de entre todas las iglesias del círculo larredense por acercarse su autor a las fórmulas constructivas lombardas. Esta proximidad técnica es apreciable en el ábside de la iglesia de Otal, que probablemente influyó más tarde en la construcción de la cabecera de la iglesia de San Martín de Buil.

En la primavera de 2012 se produjo el derrumbe de la cubierta de la nave.