Página principalContactarMapa de la webEnlacesBúsquedasGalería de fotos
turismosobrarbe.comComarca de Sobrarbe

Patrimonio Cultural

Gótico, Renacimiento y Barroco

Iglesia de San Juan de Escanilla


Es un edificio de planta rectangular, con una sola nave y cabecera plana, sacristía adosada por el lado del Evangelio en la cabecera y torre en el lado opuesto, en el extremo de los pies, montada sobre la calle configurando un interesante pasadizo. Está construida en mampostería y cubierta con teja a dos aguas.

Al exterior es un edificio muy sencillo. Aparte de los volúmenes mencionados, únicamente sobresalen dos capillas laterales de escasa profundidad abiertas en el primer tramo de la nave, a modo de falso crucero.



La fachada, que abre en el hastial de los pies de la iglesia, es muy sobria. La portada se encuentra en la parte central, abierta en arco de medio punto apeado en salmeres salientes y moldurados a modo de ménsulas. Está precedida por pórtico con cubierta plana, abierto a los tres lados, y sostenido por dos columnas con capiteles cúbicos.





Al interior la única nave está dividida en dos tramos de longitud desigual por fajones de medio punto rebajado que apean en pilastras con capiteles compuestos.

La cabecera está cubierta con bóveda de cañón con lunetos. El primer tramo, más largo que el segundo, lo hace con cúpula baída sobre pechinas; en sus laterales se abren sendas capillas de escasísima profundidad, a modo de arcosolios, con arco de medio punto.



El tramo de la nave inmediato a los pies cubre con bóveda de cañón con lunetos; en el lado de la Epístola presenta una pequeña capilla con funciones de baptisterio, con una bovedilla de cañón que imita lunetos.



Todo el interior del edificio, a la altura del arranque de las bóvedas, está recorrido por un doble entablamento moldurado y con decoración de mútulos y sobre él se abren vanos de iluminación en arcos rebajados, con las zonas inferiores abiertas en un juego de curvas que potencian su carácter barroco.

Este carácter barroco es acentuado también por la pintura mural de carácter ilusionista que decora íntegramente su interior: colgaduras de tela sobre el altar, nervios en la cúpula y otros detalles arquitectónicos en toda la zona superior del edificio.



Hay coro alto a los pies, sobre cubierta plana, sostenido en el frente por dos pilares entre los que se abren tres arcos mixtilíneos. Sobre ellos, cierra con barandilla de madera torneada, con facistol central con figura humana tallada en el frente.



La sacristía se abre en un lateral de la cabecera, con acceso desde ésta. Es una estancia de dos tramos, cubiertos con sendas bóvedas de baídas con lunetos curvos y decoración en yeso de carácter geométrico con escaso relieve.

La torre tiene un único cuerpo y remate piramidal, con un único vano de medio punto para campanas, centrándose su principal interés en su impacto urbanístico en la configuración de la calle que discurre bajo su volumen, por un pasadizo cubierto por un arco de medio punto cuya anchura es la mitad aproximadamente de la anchura de la torre.

En la rosca del mencionado arco se encuentra esculpida la fecha de 1879.