Página principalContactarMapa de la webEnlacesBúsquedasGalería de fotos
turismosobrarbe.comComarca de Sobrarbe

Patrimonio Cultural

Fiestas y tradiciones

Bielsa

Carnaval de Bielsa

Bielsa, capital del Alto Cinca, celebra el Carnaval más popular y multitudinario del Altoaragón. Esta población, ubicada en la unión de los ríos Cinca y Barrosa, cuenta con grandes alicientes turísticos, una importante comunicación con Francia y una infraestructura hotelera que se llena durante la fiesta del Carnaval.

Durante tres incansables días los belsetanos viven una tradición que los diferentes avatares del siglo XX no han conseguido destruir ni paralizar.

Sus personajes son ya famosos y conocidos, entre ellos, las trangas, seres de aspecto diabólico y semblante amenazador, que asustan a grandes y chicos golpeando con sus grandes varas o trangas al suelo y haciendo sonar las esquillas que cuelgan de su cintura. Las pieles, los cuernos y el hollín negro de la cara hacen el resto.



Otro personaje importante es el onso. Figura animal que va fuertemente amarrada por con una cadena de hierro por los domadores, que se encargan de arrastrarlo por todo el pueblo y golpearlo en su encorvada espalda. El oso, animal típico del Pirineo, sale de su letargo invernal, representado por uno de los mozos que se envuelve en un enorme saco relleno de rebasto (hierba seca).


Frente a estos disfraces masculinos, encontramos las madamas, jóvenes belsetanas que lucen espectaculares vestidos claros, adornados con multitud de cintas multicolores, elegantemente peinadas, maquilladas y enjoyadas, simbolizando la pureza. Son recogidas en sus casas por las trangas que las conducen hasta la plaza donde inician el baile.



El espectáculo se completa con otra serie de personajes típicos: el Amontato, muñeco grotesco de cartón que simboliza a una anciana sobre cuyas espaldas cabalga un hombre,; el Caballé, una especie de caballo que un mozo luce en su cintura; la Garreta, disfraz confeccionado a base de pañuelos de colores; y la Hiedra, que luce un vestido enteramente forrado de hojas de esta planta.







Pero el verdadero protagonista de la fiesta es Cornelio Zorrilla, nombre del muñeco construído con pajas y trapos rotos, que simboliza el Carnaval. Cornelio observa la fiesta desde el balcón de la casa consistorial hasta que llega el domingo y los belsetanos, para purgar sus faltas, lo juzgarán para después condenarlo y torturarlo, concluyendo su efímera vida en el fuego tras recibir numerosos golpes.