Página principalContactarMapa de la webEnlacesBúsquedasGalería de fotos
turismosobrarbe.comComarca de Sobrarbe

Patrimonio Cultural

Paleontología

Paleontología

Toda la comarca, debido a su excepcional patrimonio geológico y su gestión sostenible, integra el Geoparque de Sobrarbe, también conocido como Parque Geológico de los Pirineos.






Éste Geoparque, desde septiembre de 2.006, pertenece a la Red Europea de Geoparques y a la Red Global de Geoparques de la UNESCO.

En Sobrarbe existen escasos afloramientos de fósiles de la era Paleozoica (ortocerátidos, Goniatites, Cyathocrinus, Orthoceras, Atrypa, Spirifer, Orthis, Trilobites, Pleurodictium problematicum...), principalmente debido a que lose estratos fueron sometidos a presiones y temperaturas elevadas, lo que dificulta la conservación de los restos fósiles.

Pertenecientes a la era Mesozoica se conservan algunos afloramientos del Triásico, poco propicios para los fósiles y existen escasas rocas del jurásico. Durante el Cretácico (144-65 millones de años) Sobrarbe era un inmenso mar, conservándose fósles de esta época (Inoceramus, Terebrátula, Ostrea lava, Ostrea vesicularis, Ananchites ovata, Orbitolites secasn, Orbitolites socialis, Orbitoides, Pseudosiderolites, Lepidorbitoides, Siderolites, Radiolites, Sphaerulites, Hippurites, Lacazina, Vidalina, Nummofallotia, Pseudosiderolites...)

Pero si de algo puede presumir Sobrarbe es de su inmensa riqueza de registro fósil del Terciario.
La existencia de un mar durante el Paloceno y Eoceno ocasionó que en el transcurso de millones de años se fueran generando sedimentos en distintos ambientes. Gracias a los fósiles, en la actualidad, conocemos la existencia de una parte de esa enorme riqueza biológica.



Entre ellos destaca los restos del cocodrilo de Añisclo-Ordesa, que vivió hace unos 57 millones de años, y que supone un hallazgo excepcional, puesto que se trata de una especie fósil nueva. Aparecen Alveolinas, Nummulites, Assilinas, Discocyclinas, Turritella, Fusus, Tibia, Dentalium, Chama, anélidos, crinoideos, corales, dientes de tiburón, cangrejos, esponjas o erizos de mar (en Sobrarbe hay representados al menos 17 géneros de erizos). Son abundantes los icnofósiles, los restos de plantas fósiles y una amplia variedad de fósiles de vertebrados como peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos.




El número de puntos en los que han sido localizados restos de vertebrados supera los ochenta yacimientos en los que se conservan restos de tortugas, cocodrilos, sirenios, cetáceos, lofiodóntifos, peces...



El Cuaternario engloba los dos últimos millones de años de la historia de la Tierra, que en Sobrarbe resultaron poco propicios para la generación de fósiles debido a la acción de los agentes ersodvos que modelaron los relieves e impidieron la acumulación de sdemientos.



En las formaciones kársticas hay moldes de gasterópodos, hojas, ramas... Dentro de las cuevas y galeráis se encontraron importantes hallazgos, como los restos del Oso Cavernario, Ursus spelaeus, una especie extinta de oso de gran tamaño que vivió en el Pleistoceno.








En unos depósitos cuaternarios del monte de Lamata, en un campo de cultivo, fue hallado un resto de homínido. Se trata de un hueso que posiblemente perteneció a la extremidad de un homínido muy antiguo, quizá un Preneandertal. Si se confirma este dato, estaríamos ante el resto de homínido más antiguo encontrado hasta ahora en Aragón. En el resto óseo llama la atención el apreciable grosor de su pared, muy diferente a los humanos actuales, con huesos de paredes más delgadas.

La investigación de los fósiles de Sobrarbe está en fase preliminar y todo apunta a que los futuros estudios describirán nuevas especies de fósiles y pondrán de manifiesto el gran potencial paleontológico del Geoparque de Sobrarbe.