unesco_mp_head

PATRIMONIO MUNDIAL PIRINEOS-MONTE PERDIDO

Paisaje: naturaleza y cultura

Prácticas agrícolas

La presencia de las prácticas agrícolas, muy reducida en los últimos tiempos, se puede considerar periférica a la zona que abarca el bien Pirineos-Monte Perdido.

Sin embargo, constituía un complemento insustituible a la economía fundamentalmente ganadera de la zona.
Su principal cultivo era el cereal. Para ello, se seguía un interesante ciclo anual marcado por el labrado de las tierras, la siembra, la siega, la trilla y el aventado.


Bestué.

Una particular técnica de cultivo ya abandonada era la de "xarticar" o conquistar pequeñas nuevas porciones de tierra sin cultivar mediante la retirada de piedras, el "picado del yermo" y la quema de "fornigueros" que servían de abono temporal.
La actividad agrícola se veía salpicada de diversas acciones simbólicas como la bendición del 1 de mayo, la colocación de cruces vegetales para ahuyentar las tormentas o la realización de rogativas en épocas de sequía.