unesco_mp_head

PATRIMONIO MUNDIAL PIRINEOS-MONTE PERDIDO

Siglo XX: nuestra historia reciente

Comienza un siglo de grandes cambios

En 1923 el general Miguel Primo de Rivera instaura una dictadura con el consentimiento del rey Alfonso XIII y de algunos partidos políticos que apuestan por un cambio social sin que tenga que sucederse una revolución drástica.

El general pone fin al sistema de Cacicatos en los municipios e inicia una política de construcción de centros escolares y también de implantación y desarrollo de nuevas industrias.

Dentro del deseo del Gobierno por crear y generar riqueza eléctrica, en Sobrarbe construyen las centrales hidroeléctricas de Lafortunada y del Alto Cinca y muchas localidades sufren un importante aumento demográfico.

En 1918 se declara el valle de Ordesa como Parque Nacional de Ordesa.

En los años veinte, se abren carreteras como la del Paso de las Devotas, hasta entonces infranqueables. Desde entonces, el Valle de Bielsa queda mucho mejor comunicado con el resto de Sobrarbe.

Durante un breve periodo de tiempo, todavía continuará la explotación de las minas de hierro en el Valle de Bielsa, en Parzán.

Minas de Bielsa.

Hasta mediados del siglo XX, tuvo gran relevancia la explotación maderera y su transporte mediante nabatas que bajaban hasta Tortosa.

La economía familiar sigue siendo muy pobre y aunque las actividades ganaderas y pastoriles continúan estando en la base de esta economía, aparecerá una emigración de temporada en la que los hombres cruzarán los puertos y se dirigirán a Francia para trabajar en el campo o en fábricas.

El 14 de abril de 1931 se proclama en Madrid la Segunda República española. Se viven unos años de posicionamiento político e ideológico.

Cerca del territorio del bien Pirineos-Monte Perdido, en Aínsa, se funda la Federación Comarcal de Colectividades, de carácter libertario.

La Guerra Civil y el episodio de la Bolsa de Bielsa

El 18 de julio de 1936 estalla la última Guerra Civil con el alzamiento de las tropas al mando del General Franco contra el gobierno legítimamente establecido.

En el territorio del bien Pirineos-Monte Perdido acontece uno de los episodios más emblemáticos de la contienda: la Bolsa de Bielsa. Una parte de la 43ª División del Ejército republicano se repliega hacia Francia, quedando emboscado y rodeado por todas partes por el Ejército nacional y sus tropas franquistas. La Villa de Bielsa y muchas otras aldeas y pueblos quedan arrasados. Tras varios meses de resistencia, los soldados republicanos y numerosa población civil cruzan los puertos del Pirineo buscando refugio en Francia.

La dictadura franquista

Los años del gobierno del general Franco son duros y difíciles, sobre todo al principio. El hambre y la pobreza se generalizan en España, y los escasos alimentos deben ser adquiridos mediante la cartilla de racionamiento.

A partir del año 1954 el país inicia el lento camino de la modernización que trajo consigo la intensificación de la emigración y el despoblamiento de extensos territorios.

Las duras condiciones de vida, y el nulo apoyo oficial a las gentes del campo, hicieron que muchos paisanos de estas montañas tuvieran que tomar, una vez más, el camino de la emigración. A su vez, la proyección o construcción de pantanos repercutió muy negativamente en la vida y economía montañesa.

Los años sesenta y setenta del siglo XX Sobrarbe vive una situación incierta.

La democracia

El inicio del proceso democrático comenzado en España en 1977 da nuevas posibilidades a regiones o comarcas como la nuestra.

Con un sector agroganadero en profunda crisis y una industria prácticamente inexistente, el sector servicios relanza la economía a partir de los años ochenta.

La población aumenta levemente y el turismo hace acto de presencia: La montaña y sus atractivos naturales, la revalorización de la cultura agropastoril y de las tradiciones populares, y el paisaje espectacular de una comarca casi virgen hace de estos valles y cumbres punto de destino de miles y miles de personas llegadas desde España y el resto de Europa.

En la década de los años setenta, cincuenta años después de que el valle de Ordesa fuera declarado Parque Nacional, el proyecto de construcción de un pantano amenaza con anegar el valle de Añisclo.
Afortunadamente, el ardor de las manifestaciones populares que reivindican las señas de identidad montañesa y la protección de sus espacios naturales, y la sensibilidad de diversos agentes sociales y políticos, posibilitaron la ampliación del Parque Nacional a los sectores de Añisclo, Escuaín, Pineta y el macizo de Treserols.

En 1997 la UNESCO inscribe en la Lista del Patrimonio Mundial el Pirineos-Monte Perdido, aunando este territorio y el sector central del Parque Nacional de los Pirineos (Francia).

Con el Estado de las Autonomías en Aragón se inicia el proceso de Comarcalización. La Comarca de Sobrarbe, con sede en Boltaña, lleva a cabo programas de colaboración en muchos ámbitos con los vecinos valles del Aure, Louron y Barèges, continuando con una tradición antiquísima de relación trasnfronteriza.

Desde 2006, todo el territorio de la Comarca de Sobrarbe ha sido reconocido como Geoparque de Sobrarbe. Parque Geológico de los Pirineos.

Centro de visitantes. Aínsa.