Paisaje: naturaleza y cultura

Del roquedo

El medio rupícola está perfectamente representado dentro del área Patrimonio Mundial. Un gran número de especies, entre ellas las más conocidas y representativas del macizo, encuentran en los cantiles rocosos lugar para la reproducción y refugio.

Dentro del área anidan varias parejas reproductoras de quebrantahuesos (Gypaetus barbatus). También está presente el águila real (Aquila chrysaetos), el buitre leonado (Gyps fulvus), el halcón peregrino (Falco peregrinus), el cernícalo vulgar (Falco tinnunculus) o la chova piquigualda (Pyrrhocorax graculus). Otras aves menores habitan en el roquedo, como el treparriscos (Tichodroma muraria), el colirrojo tizón (Phoenicurus ochrurus) o el roquero rojo (Monticola saxatilis).

Entres los reptiles figura la víbora áspid (Vipera aspis), la lagartija roquera (Podarcis muralis) o la poco conocida lagartija de montaña (Lacerta bonnalli), endémica del Pirineo Central y que suele vivir por encima de los 2.000 m de altitud.