unesco_mp_head

PATRIMONIO MUNDIAL PIRINEOS-MONTE PERDIDO

Paisaje: naturaleza y cultura

BUSCADOR

de documentación

Consulta toda la documentación disponible sobre el bien
«Pirineos-Monte Perdido»

BUSCADOR

Patrimonio Inmaterial

Consulta toda la información sobre los bienes del Inventario de Patrimonio Inmaterial

De los cursos fluviales, fuentes y lagos

La pureza de las aguas en torrentes, ríos, fuentes e ibones hace posible una gran diversidad de especies adaptadas a las bajas temperaturas y necesitadas de agua bien oxigenada.

En estos ríos de montaña existe una abundante población de trucha común (Salmo trutta) y otras especies como la madrilla (Chondrostoma miegii) o el barbo culirrojo (Barbas haasi).

Entre los anfibios destaca el tritón pirenaico (Euproctus asper), la rana bermeja (Rana temporaria) y una gran joya de la fauna del Bien "Pirineos-Monte Perdido", la rana pirenaica (Rana pyrenaica), descrita por primera vez como nueva especie en el año 1992 tras ser localizada en la Garganta de Escuaín.

Las especies se adaptan a los rápidos cambios de caudal, especialmente en los barrancos secundarios de los principales ríos. En verano es frecuente que lleguen a secarse, siendo las pozas las únicas que conservan agua; es aquí donde se concentra buena parte de la fauna acuática.
Asociados a este medio se pueden encontrar diversas especies de aves, como el mirlo acuático (Cinclus cinclus), la lavandera cascadeña (Motacilla cinerea) o el martín pescador (Alcedo atthis).

Del grupo de los mamíferos destaca la nutria (Lutra lutra), gran depredador de los ríos y con una población que tiende a incrementarse.