unesco_mp_head

PATRIMONIO MUNDIAL PIRINEOS-MONTE PERDIDO

Paisaje: naturaleza y cultura

BUSCADOR

de documentación

Consulta toda la documentación disponible sobre el bien
«Pirineos-Monte Perdido»

BUSCADOR

Patrimonio Inmaterial

Consulta toda la información sobre los bienes del Inventario de Patrimonio Inmaterial

Molinos que hacen paisaje

En el territorio del bien Pirineos-Monte Perdido existen pocas construcciones tradicionales ligadas al aprovechamiento del agua, como los molinos. Esto se debe al marcado encajamiento de sus valles y sus fuertes pendientes, que dificulta el acceso a los cursos fluviales y a la escasa producción tradicional de cereales en estos valles.
Destaca el Molino de Aso, en el Cañón de Añisclo, ya que a los valores naturales propios del lugar, se suma el valor cultural, creando un paisaje relevante y de gran calidad.


El Molino de Aso se sitúa en la margen izquierda del barranco de Aso, a escasa distancia de su confluencia con el río Bellós y aguas abajo de la Cascada de Aso, una de más visitadas del bien.
En la actualidad, cuando se visita este sector de la garganta, no es fácil encontrar similitudes con lo que fue este lugar hasta la década de los 60, y menos con las fotografías que tomó el francés Lucien Briet a comienzos del pasado siglo.


En el pequeño molino de Aso se molió grano hasta 1965, fecha en la que el vecino pueblo de Sercué quedó despoblado. También se reutilizó con el fin de producir electricidad y abastecer a los pueblos del valle de Vio hasta 1970.
A partir de esa fecha, el molino dejó de funcionar y fue abandonado. En la actualidad, el edificio se encuentra en ruinas y tan sólo se conservan los muros.
La densa vegetación oculta casi por completo la sencilla construcción y los principales elementos que daban sentido y calidad a este paisaje prácticamente han desaparecido.