unesco_mp_head

PATRIMONIO MUNDIAL PIRINEOS-MONTE PERDIDO

Paisaje: naturaleza y cultura

BUSCADOR

de documentación

Consulta toda la documentación disponible sobre el bien
«Pirineos-Monte Perdido»

BUSCADOR

Patrimonio Inmaterial

Consulta toda la información sobre los bienes del Inventario de Patrimonio Inmaterial

En el corazón del desfiladero d´As Cambras, por el que las aguas del río Bellos se abren paso entre los farallones rocosos del Cañón de Añisclo, existe una estación de aforo en el paraje conocido como Latiallas (punto kilométrico 7,5).

 


No se trata de un elemento destacado desde el punto de vista técnico o hidráulico, pero sí aporta un valor añadido al paisaje del cañón.

Tal vez porque la naturaleza se muestra en este lugar salvaje y sobrecogedora, son muchos los visitantes que al transitar por esta carretera se detienen en este lugar para contemplar el pequeño puente y la caseta pintada de blanco.

Ante este hecho, podemos pensar que los paisajes naturales, por bellos y espectaculares que sean, adquieren un mayor grado de valoración por parte del hombre moderno si incorpora algún elemento de creación humana, capaz de integrarse en su entorno natural.


En este lugar se cumple dicho principio, demostrando que una simple pasarela y construcción sin valor arquitectónico alguno, son capaces de crear un paisaje lo suficientemente bello como para ser contemplado, fotografiado y plasmado en múltiples publicaciones en las que se muestran los rincones más bellos del espacio protegido.