unesco_mp_head

PATRIMONIO MUNDIAL PIRINEOS-MONTE PERDIDO

Historia

BUSCADOR

de documentación

Consulta toda la documentación disponible sobre el bien
«Pirineos-Monte Perdido»

BUSCADOR

Patrimonio Inmaterial

Consulta toda la información sobre los bienes del Inventario de Patrimonio Inmaterial

Primeros pirineístas en el siglo XIX

En los albores del siglo XIX, numerosos viajeros franceses se sienten atraídos por España. Sin embargo, los paisajes más anhelados son aquellos bañados por la luz y la sensualidad de Andalucía.
Esta actitud cambia definitivamente a partir de 1861 en que el erudito francés Cenac-Moncaut, en su "España desconocida-Viaje por los Pirineos, de Barcelona a Tolosa" anime a sus compatriotas a que se adentren en estos espacios desconocidos del Pirineo español, dejando de lado las tan trilladas estampas andaluzas y madrileñas que habían propagado autores románticos como Prosper Mérimée, Théophile Gautier y Dumas.
Cenac-Moncaut presenta la vertiente meridional del Pirineo como una región misteriosa por descubrir, tan española como el resto, y además a un paso de Francia.

Antes de que se publicara el trabajo de Cenat otros viajeros, como Gustave d' Alaux, Adolphe Joanne, Germand de Lavigne o Bailleux de Maryzy habían publicado diferentes obras en las que ya se aludía a los valores de este territorio pirenaico.

Los pirineístas suelen ser cartógrafos, botánicos, mineralogistas, zoólogos, físicos, viajeros y ociosos.