unesco_mp_head

PATRIMONIO MUNDIAL PIRINEOS-MONTE PERDIDO

Historia

BUSCADOR

de documentación

Consulta toda la documentación disponible sobre el bien
«Pirineos-Monte Perdido»

BUSCADOR

Patrimonio Inmaterial

Consulta toda la información sobre los bienes del Inventario de Patrimonio Inmaterial

Lucien Briet y el Club Alpino Francés

Nace en París en marzo de 1860 en el seno de una familia acomodada. Rebelde en su juventud, se alista en la legión extranjera, lo que le da la oportunidad de conocer África.

En 1889 llega a Gavarnie por primera vez, entre escaladores y turistas burgueses. A partir de ese momento su relación con estas montañas durará veinte años.
Al llegar el verano toma rumbo a los Pirineos y se establece en el pequeño pueblo de Gèdre, el cual le servirá de base para realizar sus excursiones.
En sus viajes se hace acompañar de guías locales como Ramón Viú, de Torla, Lorenzo Viú, de Boltaña y Joaquín Buisán, de Lavelilla.

Junto a otros exploradores del Pirineo como Schrader, Lequeutre, Wallon o Saint-Saud, forma parte de la Sección Suroeste del Club Alpino Francés con sede en Burdeos.

Explorador nato, lo escudriña todo: cumbres, cañones, grutas, pueblos, valles..pero también la historia, las costumbres y la arquitectura popular de esos pueblos.

En 1890 tiene su primer contacto con Monte Perdido, por su cara norte. Al año siguiente atraviesa el puerto de Bujaruelo y llega hasta Torla, a Casa Oliván, que utilizará como posada y base de sus excursiones por el valle de Ordesa

A partir de 1904 Lucien Briet comienza un concienzudo trabajo sobre el Altoaragón. En sus numerosos viajes recorre toda la provincia dejando constancia de ello en sus monumentales trabajos fotográficos y escritos varios.
Así irá descubriendo y documentando los lugares de Bujaruelo, Ordesa, el Ara, Boltaña, Aínsa, Sobrarbe Viejo, Rodellar, Revilla, Labuerda, Escalona, Hospital de Tella, Mediano, Samitier, el Entremón y Ligüerre de Cinca, entre muchos otros.

En 1905 repite, fascinado por todo lo que ha visto. Una vez más, parte de Gèdre, se interna por Gavarnie en el Pirineo y llega hasta Torla. Recorre Broto, Sarvisé, Fiscal, Lavelilla, el Estrecho de Jánovas, Boltaña y Aínsa.
En 1906, recorre de nuevo la cuenca del Ara hasta Boltaña, desde donde parte hacia Morcat y los pueblos de la Sierra de Guara.

En 1907, recorre nuevamente el valle del Ara hasta Boltaña, para internarse esta vez por la Guarguera, seguir camino hasta Huesca y sus pueblos, y volver por el Somontano de Barbastro, de nuevo hasta Boltaña.
Publica su obra "A lo largo del Ara".

En 1908 recorre el Barranco del Mascún, Nocito, el Salto de Roldán y el Vero.

Del 8 de septiembre al 14 octubre de 1909, se mete de lleno con el valle de Ordesa y el valle de Vió. Su trabajo se publica en 1911.

En 1910 recorre de nuevo y en profundidad el valle de Vió, Jánovas y el río Yesa.

En 1911 realiza su última visita al Altoaragón. Con Joaquín Buisán explorará los circos laterales de Ordesa, el valle de Vió, Laspuña, la Fueva, visitará el monasterio de San Beturián y Mediano, para volver por el Ara hasta Francia.

Tras la muerte de Briet en 1921, Louis Le Bondidier, fundador del Museo Pirenaico de Lourdes, recoge el ingente trabajo del pirineista, que hoy forma parte de los fondos de este museo.

Montañero erudito, gran conocedor de la cordillera y magnífico fotógrafo, Briet poseía un estilo literario muy destacable. En sus veinte años viajando por el Alto Aragón tomó más de 1.600 fotografías.

Viajero, explorador, fotógrafo y escritor, fue uno de los principales impulsores de la protección del valle de Ordesa en 1918, gracias al Real Decreto firmado por el rey Alfonso XIII.

De Lucien Briet son estas palabras dedicadas a Ordesa: "cuán extremados son la sencillez, el arte, el lujo y la elegancia con que estas crestas, estas montañas y estos colores se diversifican en un espacio limitado por rocas inmensas".