Enclave:

Ereta de Bies-San Úrbez-Río Aso-Ereta de Bies

  • Distancia:3Km
  • Punto de partida:Aparcamiento de la Ereta de Bies
  • Desnivel:50 m
  • Tipo de recorrido: Circular
  • Tiempo:45´ en total
  • Dificultad:Baja
  • Consejos:

Mapa

Descripción

Las aguas del río Bellós y su afluente el Aso se unen a los pies de la ermita rupestre de San Úrbez, en uno de los parajes más bellos del Parque Nacional. Atravesaremos el cañón por el impresionante puente de San Úrbez, descubriremos los restos de un antiguo molino y nos deleitaremos con la Cascada de río Aso.

La ruta comienza en el aparcamiento de la Ereta de Bies, de donde parte un sendero, que paralelo a la carretera, conduce al Puente de San Úrbez. Llegamos así a los puentes que atraviesan el estrecho desfiladero del río Bellós. Resulta sobrecogedor contemplar el gran arco de piedra del antiguo puente, suspendido en el vacío a más de 40 m altura. Miles de peregrinos lo han atravesado durante siglos para llegar a la ermita de San Úrbez, que encontramos poco después. La sencillez de la construcción no le resta interés, sino todo lo contrario, ya que el viejo muro parece formar parte de la roca sobre la que se levantó.

Retomando el camino llegamos a una fuente situada a la derecha, y junto a ella el sendero a la izquierda que debemos tomar para descender hasta el fondo del cañón. Atravesamos el río Bellós por un puente con un panel interpretativo que nos recuerda la figura del pirineista francés Lucien Briet, quien contempló, describió y fotografió estos mismos paisajes a comienzos del siglo XX.

El sendero inicia un suave ascenso entre bosques de pino silvestre y quejigos hasta llegar a un pequeño mirador que se asoma a la ermita de San Úrbez. Un poco más adelante encontramos otro mirador orientado al Barranco de Aso y los restos del antiguo molino harinero hoy cubierto de espesa vegetación. A él acudían los habitantes de Sercué y Nerín para moler el trigo recogido en las pequeñas parcelas de cultivo.

El itinerario remonta el barranco hasta alcanzar una larga pasarela metálica sobre el río Aso, con vistas inmejorables de la cascada. A partir de aquí, el sendero inicia un suave ascenso por un camino empedrado que lleva nuevamente al punto de partida en la Ereta de Bies.

Consejos

Respetar la señalización del Parque Nacional y las medidas de protección en los miradores. La ruta se puede realizar en cualquier momento del año, aunque hay que extremar la precaución en invierno debido a la presencia de placas de hielo