Enclave:

Ereta de Bies-San Úrbez-Sercué- Ereta de Biés

  • Distancia:
  • Punto de partida:Aparcamiento de la Ereta de Bies
  • Desnivel: 220 m.
  • Tipo de recorrido:Lineal o circular.
  • Tiempo: 3-4 h.
  • Dificultad:Baja
  • Consejos:

Mapa

Descripción

Existen múltiples maneras de recorrer el Cañón de Añisclo y todas ellas nos regalan perspectivas grandiosas y sorprendentes. El paisaje se enriquece cuando se hace patente la huella dejada por sus gentes, testimonio de un tiempo marcado por la escasez y la dureza de la vida. Gracias a esta ruta seremos testigos de aquella herencia cultural que nos dejaron los habitantes de Sercué y del valle de Vio.

El itinerario comienza en el aparcamiento de la Ereta de Bies. Una indicación marca el camino que se dirige al Puente de San Úrbez, suspendido sobre el desfiladero del río Bellós. Poco después se pasa junto a la ermita de San Úrbez, donde según la tradición, este santo del siglo VIII encontró refugio y lugar de oración cuando ejercía de pastor de ovejas en Sercué.

El itinerario remonta un tramo del cañón del río Bellós presidido por las imponentes crestas de Sestrales. La pista se convierte en sendero a partir del Puente de Sangons, que debemos atravesar para acceder al desvío que indica Sercué (45´).
La senda asciende por la ladera, describiendo continuos zig-zags muy bien marcados. Así se gana altitud con comodidad y rapidez. Durante el ascenso encontramos algunas hayas, avellanos, pinos silvestres y abundante boj. También disfrutaremos de vistas inmejorables del cañón y de los farallones calcáreos de Mondoto y Sestrales.

El ascenso concluye en O Portiello (1h 30´). A partir de este lugar el sendero llanea por la ladera, entre antiguos campos de cultivo hoy cubiertos por erizón, hasta alcanzar la aldea de Sercué (1h 45´). Tras varias décadas deshabitado, hoy es testigo de la recuperación de sus casas antes derruidas. Recomendamos la visita a la pequeña iglesia parroquial de estilo románico. También es posible abastecernos de agua en la fuente del pueblo, a la que se llega por un precioso sendero señalizado.

En Sercué tenemos la posibilidad de escoger entre dos opciones de regreso. Se puede volver por el mismo sendero o bien prolongar el recorrido para convertirlo en circular. Si tomamos esta segunda opción, seguiremos las indicaciones que nos llevarán hasta el fondo del río Aso o Biandico, donde se encuentra el pequeño puente de Espucialla (2h 15´); a pesar de su sencillez, resulta toda una sorpresa descubrir un enclave tan bello y desconocido para la gran mayoría de visitantes. Tras una corta subida llegaremos a la carretera de Buerba a Fanlo.

Descenderemos por ella hasta el desvío a Vio y Buerba (2h 45´), de donde parte el camino que conduce al aparcamiento de la Ereta de Bies (3h).

Consejos

Se debe llevar agua para el recorrido.