Enclave:

Bancales de Bestué

  • Tipo de Paisaje :Ligado a la actividad AGRARIA y GANADERA. Laderas abancaladas. Paisaje urbano.
  • Sector :Valle de Puértolas
  • Municipio :Puértolas
  • Altitud :Bestué (1.242 m)

DESCARGAS

ENLACES

    Interpretación

    El pueblo de Bestué se localiza en la margen izquierda del profundo Barranco de Airés y al sur de la gran mole calcárea de Castillo Mayor. La silueta inconfundible de Sestrales enmarca la escena hacia el oeste.

    Hablar de Bestué es hablar de un paisaje sobresaliente y excepcional, tanto por la cantidad de elementos que lo compone como por su calidad estética. Es por ello que se incluye en este catálogo de puntos de interés paisajístico, aunque en realidad no forma parte del Bien "Pirineos-Monte Perdido". Sin embargo, su existencia está íntimamente ligada a los usos y aprovechamientos que los ganados trashumantes han hecho durante siglos de las estivas de las Montaña de Sesa.

    A la hora de analizar y valorar el paisaje de Bestué hay que considerar todo el conjunto formado por el casco urbano y las tierras que lo rodean. Aquí se encuentra el mejor ejemplo de paisaje abancalado existente en el torno del Bien Patrimonio Mundial. De hecho, diversos especialistas y autores lo consideran único en Europa y merecedor del mayor grado de atención, valoración y conservación.

    Bestué es una muestra perfecta de como los paisajes humanizados pueden alcanzar el máximo grado de belleza y calidad estética, a lo que hay que sumar su indudable interés etnográfico.

    Las laderas que existen entre Bestué y Puértolas, atravesadas por varios barrancos, muestran una gran pendiente. La orientación de solana favorece el desarrollo de bosquetes de quejigos y encinas, así como un espeso matorral de boj y erizón. La elevada insolación fue un elemento clave a la hora de aprovechar las tierras de este sector del valle con fines agrícolas y ganaderos.

    Con el fin de obtener tierras de cultivo de cereal, las gentes de Bestué tuvieron que trabajar duramente para la creación de cientos de terrazas, espuenas superpuestas y caminos de acceso. Todo aquel trabajo, considerado una verdadera obra de orfebrería del paisaje, dio lugar a unas laderas compartimentadas en bancales de aspecto ordenado y geométrico.

    Se pueden encontrar tapiales, cuando la tierra de las parcelas se sostiene mediante muros de piedra seca, y espuenas cuando la separación de las parcelas se realiza mediante márgenes con ligera inclinación en las que puede crecer la hierba.

    Mientras estuvieron en uso, las líneas que delimitan los bancales eran claras, nítidas y paralelas entre sí, dado que seguían las curvas de nivel y se adaptaban a la orografía. La dimensión de las parcelas es siempre modesta y de forma longitudinal. Todas ellas se comunican a través de una red de caminos estrechos y pedregosos.

    Además de la producción del cereal, las parcelas eran pastoreadas por los rebaños en ciertos periodos del año. Era fundamental el femau mediante el uso de cletas móviles para el reparto del sirrio o estiércol del ganado ovino, cerrando así el ciclo vital hierba-carne-estiércol-hierba.

    Los valores que hacen de este paisaje un caso excepcional muestra claros signos de degradación y deterioro, consecuencia del abandono de los usos, aprovechamientos y cuidados que aseguraban su conservación y justificaban su razón de ser.

    A comienzos de los 90 del pasado siglo, ya dejaron de entrar con el ganado en las fajas y espuenas. Hoy nadie limpia los caminos, los ganados ya no pastan las marguins y las fajas han sido ocupadas por matorrales y arbolado, provocando que los límites de las fajas se vayan borrando y difuminando, así como su bellaza y esmeradas formas. Debido al abandono, la fertilidad de la tierra y la presencia de agua, han favorecido la invasión de la vegetación arbustiva y arbolado. Nadie duda que estamos asistiendo a la desaparición de un paisaje imponente, único e irrepetible.

    El conjunto lo completa el propio caserío del pueblo, orientado al sur. Su arquitectura siempre ha sido austera y tan apenas mostró cambios y evolución, integrándose a la perfección en el paisaje. Hoy día aparece mucho más alterada debido a la trasformación de los volúmenes y la utilización de materiales modernos, especialmente en las cubiertas.

    Bestué nació en este enclave con el fin de aprovechar la orientación favorable, las horas de sol, la hierba, la presencia de agua, la proximidad a los pastos de altura y también la defensa. En el conjunto urbano destaca la Casa Antón de Mur, fechada en 1566; se trata de una casa-bloque de 3 alturas y numerosos detalles que decoran ventanas y canetes del alero, lo que la convierten en uno de los edificios civiles más destacados de Sobrarbe.

    Al norte del pueblo se encuentra un destacado conjunto de bordas de era, testimonio de la importancia que los cultivos cerealistas tuvieron en esta zona del valle.

    Localización

    Acceso:

    En la localidad de Puértolas se debe tomar la carretera a Bestué.

    Localización del punto:

    El paisaje abancalado de Bestué ocupa una amplia extensión, entre esta localidad y la de Puértolas. Ocupa las laderas orientadas al sur, bajo la gran mole calcárea de Castillo Mayor.

    Coordenadas GPS del punto:

    • Eras de Bestué 31 T 262616 4716373

    Localización del punto de observación recomendado:

    Las mejores panorámicas se obtienen desde la pista que asciende a la Montaña de Sesa. A lo largo de los tres primeros kilómetros se obtienen las mejores perspectivas, pues recorre la parte superior del pueblo de Bestué y las fajas abancaladas.

    Coordenadas GPS del punto de observación recomendado:

    • Pista a la Montaña de Sesa: 31 T 263012 4717166

     

    Protección

    • Muy próximo a los límites del Bien "Pirineos-Monte Perdido".
    • Zona Periférica de Protección del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.